miércoles, 1 de febrero de 2017



 El 13 de marzo de 1997, la ciudad de Phoenix situada en el suroeste de los Estados Unidos, capital del estado de Arizona y la sexta ciudad más grande del país, se convertiría en escenario de uno de los avistamientos más importantes de la historia de los No Identificados.
Ya desde la tarde de ese mismo día se venían registrando testimonios de extraños objetos sobrevolando el área de Phoenix. Miles de testigos avistaron aquella noche un enorme objeto de forma aparentemente triangular que suspendido del cielo presentaba entre 7 y 9 intensas luces brillantes y recorrió más de 480 kilómetros, desde Nevada hasta Tucson. El acontecimiento fue entonces denominado como “la noche del gigante”.

Uno de los videos más difundidos y claros en los que se aprecian las misteriosas luces, tuvo como protagonistas a James y Fawn Clemens, ambos de 42 años de edad y avecindados en la localidad de Kingman, se percataron de la presencia de una extraña luz en el horizonte que llamó inmediatamente su atención, eran las 20:00 horas. Los Clemens, se apresuraron a mirar por binoculares observando cinco intensas luces naranjas, en una perfecta formación en “V”, dirigiéndose al sudoeste.

Momentos después, los reportes desde todo Phoenix comenzaron a inundar las comisarías de policía y los diversos medios de comunicación, el avistamiento masivo se había desencadenado…
La prensa local de Phoenix, publicó mas tarde en sus portadas notas como la siguiente:

“El más grande avistamiento OVNI de la historia ha dejado anonadados a los jefes de defensa y miles de testigos están ahora convencidos de que no estamos solos. Un gigantesco objeto en forma de “V” con luces rojas y blancas navegó más de 200 millas sobre Arizona…”. “El OVNI se movía lentamente, y se calculo su tamaño al equivalente de tres campos de fútbol, fue visible aproximadamente durante dos horas…”.

“También se cuentan entre los principales testigos del avistamiento a pilotos y controladores de tráfico aéreo que operaban en ese momento…”.
Varios testigos lograron capturar con su cámara de video al OVNI que pasaba a baja altura sobre algunos puntos de la ciudad, cerca de las 20:15 horas, incluso un conductor de camión, observó tres aviones cazas tratando de interceptar la misteriosa nave desde la base de Fuerza Aérea de Luke y dijo “el OVNI se disparó hacia arriba y desapareció, por lo que pienso que he visto algo que no pertenece a este planeta…”.
Todos estos acontecimientos llevaron a la alcaldesa de la ciudad de Phoenix, Francis Barwood, ante la inquietud de sus ciudadanos a solicitar una respuesta a las autoridades militares. Los oficiales de las bases de la Fuerza Aérea en Luke (Phoenix), Nellis (Las Vegas) y Edwards (Rosamund, California), negaron que alguna de sus aeronaves fuera responsable de los avistamientos y que existiera alguna maniobra militar que se pudiera relacionar con el evento.
Después de casi diez años sobre el caso más documentado en la historia sobre ovnis, los astrónomos locales y testigos todavía se preguntan que voló sobre Phoenix durante aquella noche.




Cuando Robert Brewer vio primero las luces rojas de los autos y el tráfico detenido en la autopista 51, el PhD y Pastor de la ciudad de Scottsdale asumió que ahí había ocurrido un accidente. “Ellos están mirando arriba. ¿Qué está pasando?” El amigo de Brewer preguntaba mientras parqueaba a un lado de la carretera.
Hasta hoy, Brewer no cree en extraterrestres o naves espaciales, pero él sabe de las luces que rondaron en silencio, que observó por 20 minutos durante la noche del 13 de marzo de 1997, que fue algo jamás visto. “Esto fue como la primera vez que caminas sobre el puente del Gran Cañón. Yo estuve literalmente sin aliento”.
A lo largo de la autopista 51, espectadores observaron silenciosamente. Algunos estuvieron arrodillados. Otros alzaron sus brazos. Desde la ciudad de Prescott hasta Tucson, cientos de residentes de Arizona se pararon para admirar las luces. De los reportes de testigos se leía lo mismo: una gigantesca “V”, imparable, luces desfilando en silencio a lo largo del cielo nocturno.

Casi 10 años después del acontecimiento, astrónomos del valle, pilotos, y psiquiatras están buscando una explicación de la más documentada observación de ovnis, y ahora conocida como las Luces de Phoenix. Junto a ellos, todavía afectados están los escépticos ufólogos. Las explicaciones varían desde pruebas militares hasta visitantes extraterrestres, pero los testigos oculares están de acuerdo en una cosa: “Tú tuviste que estar ahí para realmente entender… Esto no fue como
cualquier cosa de la Tierra”.
“Yo he visto luces de bengala. Esto no fue esas luces”



En una fresca noche de Octubre, una personalidad de los medios y astrónomo, “Dr. Sky” Steve Kates está sosteniendo una seria audiencia bajo el cielo de la ciudad de Gilbert. El Sr. Kates es una figura en los programa de televisión y radio discutiendo lo astronómicamente inexplicable.
Kates no cree en extraterrestres. En los nueve años desde que ocurrieron las Luces de Phoenix, él ha sostenido cientos de discusiones sobre el fenómeno. Esta noche, entre entrevistas telefónicas en vivo con renombrados mundialmente astrónomos y ex astronautas, Kates dice que el Departamento de Aeronáutica Experimental del gobierno es el responsable de las Luces de Phoenix. “Yo pienso que esto es un gran evento que tomo lugar y de alguna manera de seguridad nacional”, él dice. “Dos separados eventos tomaron lugar en aquella noche del 13 de marzo de 1997″.
Steve Kates cree que un silencioso gran dirigible de vigilancia sobrevoló sobre Arizona mientras que por otro lado las luces de bengala esperaban distraer a cuantos observadores del cometa Hale-Bopp, agregando que uno necesita sólo entrevistar a muchos testigos sanos, educados, para concluir que las Luces de Phoenix fueron más que luces de bengala.

Junto a los tipos sanos y educados descritos por Kates se encuentran Mark y Celia Chapman, y ninguno cree en enanitos verdes o mensajes de los cielos. Pero cuando son preguntados si ellos están familiarizados con las  Luces de Phoenix, el ingeniero de Honeywell y la consultora médica recuenta la observación de las Luces de 1997.



“Nosotros estábamos sentados en el spa. Allí no estaba nada detrás de las montañas McDowell. Nosotros miramos arriba y vimos esta enorme y silenciosa cuña de luces en forma de V”. Mark Chapman dice: “Nosotros supimos que ello no era un avión o cualquier cosa. Yo he visto luces de bengala antes. Esto no encajaba con ellas. Pues estas luces fueron equidistantes, moviéndose juntas, sobrevolando”.

Los Chapman representan a cientos, sino miles de testigos oculares de Arizona quienes ofrecen similares historias. Muchos son bien educados, y no aceptan la explicación de las luces de bengala de la Guardia Nacional.
“Aquella fue la única vez que yo he visto una cosa como esa. Soy un ingeniero. Siempre he sido un escéptico acerca de los Ovnis, pero esto fue alucinante”, Chapman dice. “Tú no puedes creer lo que yo vi. Encuentro con cierto humor que el gobierno no tenga conocimiento de este tipo de observaciones. Mucha gente lo vio”.


Fuente:  Un blog para gente aburrida  

0 comentarios:

Publicar un comentario