martes, 18 de agosto de 2015


Los 582 habitantes de Kalachi, en la aldea de Kazajistán, llegaron a creer que estaban malditos, después de padecer el extraño mal a lo largo de cinco años. Hoy, el misterio finalmente está develado.
Sin motivos aparentes, los pobladores de Kalachi caían inevitablemente dormidos, llegando a permanecer varios días en ese estado. Los primeros casos reportados sucedieron en 2010, y el número y la intensidad de los síntomas aumentaron drásticamente, a partir de 2013.
El sueño se presentaba repentina e invenciblemente. "Iba conduciendo mi motocicleta el 28 de agosto y de repente me quedé dormido", contó un aldeano. Despertó cinco días más tarde. Al igual que con el resto de los casos, los médicos no supieron explicar qué le pasaba.
Sin embargo, el misterio del sueño repentino fue finalmente develado: la combinación de monóxido de carbono y partículas de hidrocarburos en la atmósfera es la responsable directa. "Después de haber efectuado un examen médico a todos los habitantes, hemos recibido la confirmación de los laboratorios: la causa principal es el monóxido de carbono", señaló el viceprimer ministro Berdybeck Saparbayev. "Cuando el monóxido de carbono (CO) y los niveles de hidrocarburos (CH) aumentan, el oxígeno baja y produce estos desmayos", confirmó.
El origen de tan extrañas condiciones atmosféricas se encuentra en Krasnogorsk, un pueblo abandonado, próximo a la localidad de Kalachi, en donde existe una enorme mina de uranio, también abandonada desde la caída de la Unión Soviética. Sin embargo, Saparbayev explicó que "el uranio no tiene nada que ver con eso. Se utilizaron un montón de estructuras de madera cuando la mina estaba en funcionamiento. Después, la mina se cerró y se llenó de agua, y cuando la madera entra en contacto con el agua se produce monóxido de carbono".


0 comentarios:

Publicar un comentario