lunes, 27 de abril de 2015


Rasputin, apodado popularmente como “el monje loco”, fue un místico ruso, profundamente misterioso y envuelto en multitud de leyendas.
Grigori Yefímovich Rasputín nació el 10 de enero de 1869 en Pokrovskoye, Tobolsk, en la lejana Siberia. No existen muchos datos de su infancia, aunque es conocido que sus dos hermanos, Maria y Dmitri murieron a una edad temprana, la primera ahogada en el río, el segundo por una neumonía. Desde sus primeros años el joven Rasputín daba muestras de poseer capacidades diferentes, despertando la admiración y el recelo de losvecinos.
Ingresó en el monasterio de Verkhoturye a los dieciocho años. Según contaba él mismo, su estancia en el claustro y una visión de la Virgen María al marcharse, lo hicieron inclinarse por una vida dedicada al misticismo. Al poco tiempo se relacionó con la secta cristiana de los “Khlysty” (flagelantes), secta fuertemente condenada por la iglesia ortodoxa rusa. Dicha agrupación, caracterizada por sus reuniones orgiásticas, promovía el dolor como camino hacia la fe verdadera. Rasputín abandonó la secta y comenzó su relación con Makariy, un hombre santo, quien se convertirá en su maestro y modelo.

En 1889 contrajo matrimonio y en los años siguientes tuvo tres hijos: Varvara, Dmitri y María, a quienes nombró en honor de sus hermanos muertos. Se sabe que también tuvo más hijos con otras mujeres.
En 1901 dejó su tierra natal para viajar por tierras eslavas, Grecia y Tierra Santa, en donde se preocupó por aprender historia, teosofía y esoterismo, así como por asimilar los conocimientos tradicionales y religiosos de aquellas culturas. En 1903 volvió a Rusia, para vivir en San Petersburgo, en donde comenzaría a ser conocido y a ganar fama de profeta, sanador y hombre santo.
Después de aliviar en repetidas ocasiones la hemofilia del heredero al trono del zar Alexei Nicolaevich, Rasputín se convirtió en médico y asesor personal de la zarina Alexandra. De gran habilidad de palabra y poseedor de capacidades psíquicas e hipnóticas, se asegura que el poder que Rasputín ejerció sobre la zarina y, a través de ella, sobre el zar, era tan grande que no había decisión tomada en el imperio que nopasara por él. Durante la Primera Guerra Mundial fue acusado de ser un espía alemán yde influir negativamente en las decisiones de la zarina en ausencia del zar.
Su poder sobre el futuro de Rusia era tan grande y misterioso que el príncipe Félix Yusupov y el gran duque Demetrio Románov decidieron asesinarlo la madrugada del 30 de diciembre de 1916. Cuenta la leyenda que fue envenenado, tiroteado yposteriormente echado al río envuelto en una alfombra. Sin embargo la autopsia revelóque había muerto ahogado.



0 comentarios:

Publicar un comentario