domingo, 13 de julio de 2014


Exploradores intentan descubrir los secretos de la cueva de cristales gigantes que se encuentra en México, a unos 300 metros debajo de la superficie del desierto de Naica, cerca de Chihuahua.
La cueva es de muy difícil acceso y muy peligrosa, y las condiciones reinantes en el llamado “palacio del hielo” son extremas. Hay una humedad del 90 por ciento y una temperatura de 50 grados Celsius. Además del riesgo que significa caminar debajo de estos gigantescos cristales de hielo.
Esta fabulosa cueva fue descubierta en el año 2000 y es sólo una de las muchas cavernas de una compleja red de cuevas, algunas de ellas ya conocidas y con nombres como “Cueva de las espadas”, “El ojo de la reina” o “la cueva del navegante”.
Los misterios del palacio de hielo probablemente sigan sin revelarse. Sin embargo, la industria minera tiene un especial interés por preservar esta red de cavernas y promover la exploración. Podría significar un avance en la minería.
Aunque la principal característica de los cristales es su formación, en la que participan minerales como el plomo, zinc y plata, el mayor desafío consiste en descubrir los misterios a nivel microscópico en las cuevas, principalmente en los cristales.
Se han tomado muestras de agua y se encontraron con una intensa actividad microbiana, también hallaron una enorme cantidad de virus. Esto revelaría la existencia de un ecosistema completo a nivel microscópico.
Otras conclusiones que arrojan estas investigaciones nos permiten suponer que existen vínculos entre estas cuevas y otras cuevas que pueden existir por ejemplo, en el planeta Marte. A pesar que la geología de Marte es distinta a la de la tierra, es muy probable que la actividad geotérmica proporcione una zona donde el agua podría formar cavernas similares a la cueva de los cristales.

0 comentarios:

Publicar un comentario