domingo, 6 de julio de 2014

 
A pesar del gran esfuerzo que numerosos historiadores e investigadores vienen desarrollando desde hace décadas, el paradero de los monos que Hitler introdujo a Alemania durante la Segunda Guerra Mundial continúa siendo todo un misterio. ¿Alguna vez escuchaste algo al respecto? Pues conozcamos algunos detalles acerca de esta “importación de monos nazi” y cuéntanos qué opinas, quizá logremos echar algunas luces en el asunto.

Hitler y la importación de monos

Es muy probable que nunca hayas escuchado hablar acerca de los llamados “monos de Hitler” y la razón fundamental es que prácticamente no se sabe nada al respecto. Lo que se sabe es que la importación de monos desde África y Asia a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial fue un hecho.
A lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial, los inquisitivos ojos del mundo entero estaban posados sobre la zona central de Europa. Los más diversos servicios de inteligencia de las distintas naciones, implicadas o no en la guerra, buscaban estar al tanto de todo lo que hacían o podían hacer las potencias del eje, desde el desarrollo bélico y la adquisición de armas a los acuerdos diplomáticos o la obtención de suministros.

Fueron épocas realmente complejas y el miedo y la adrenalina eran moneda corriente. Llegando al fin de la guerra, los líderes del Proyecto Manhattan, en el que participaron autoridades de Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá, estaban muy preocupados por la reciente adquisición de todos los elementos básicos y necesarios para construir armas atómicas por parte de las fuerzas alemanas. Pero los mismos quedaron totalmente desconcertados cuando descubrieron que una de las flamantes y más misteriosas adquisiciones de Hitler era un grupo de centenares de monos de diversas especies que habían importado a Alemania.
Era el año 1941 cuando se descubrió que el gobierno nazi había introducido decenas de monos de Berbería o macacos de Gibraltar (Macaca sylvanus), desde el norte de África, y centenas de monos Rhesus o macacos Rhesus (Macaca mulatta), desde el sureste de Asia. La obtención de un número tan grande y anómalo de monos por una nación como la alemana en plena guerra despertó gran incertidumbre en los servicios de inteligencia, especialmente en los británicos, que fueron quienes más se dedicaron investigar la cuestión. 

¿Hubo experimentos nazis con monos?

Nunca se supo. Por más que se ha estudiado y a cualquiera de nosotros se nos puede ocurrir de inmediato que podría tratarse de algo relacionado con crueles experimentos (estas especies de monos en particular presentan numerosas similitudes anatómicas con los seres humanos), no se sabe nada sobre estos monos, ni qué pasó con ellos, ni para qué los querían, ni a dónde terminaron.
Según el portal de ciencia y tecnología io9, cuando el suceso alarmó a los británicos, se comunicaron con Lord Victor Rothschild, un miembro experto de la MI5 (la fuerza Military Intelligence, Section 5 del Reino Unido), para que analizara la cuestión y brindara su opinión evaluando si existía algún tipo de amenaza.
En respuesta, Rothschild señaló que luego de mantener una estrecha y completa vigilancia de las personas que habían solicitado a los animales, los casos investigados no implicaban peligros. Existía la posibilidad de que los animales estuviesen destinados a la experimentación, sobre todo teniendo en cuenta un episodio reciente en el que se habían utilizado 500 especímenes de erizos para experimentos que se realizaron en la investigación de la fiebre aftosa.
Por otra parte, conocido por todos es el profundo amor que Adolf Hitler tenía por los animales. Hitler era vegetariano y fue de los primeros en legislar por los derechos de los animales y paradójicamente, contra el maltrato animal. Hitler pudo haber importado los monos simplemente porque quería tener estas especies en Alemania. Además, teniendo en cuenta todo esto, probablemente se hubiese negado a que se experimentara con ellos y creeme que le sobraba el poder como para decidir sobre cualquiera de estas dos opciones.
Finalmente, las teorías más descabelladas, que perfectamente podrían salir de cualquier cuento de ciencia ficción, sugieren que Hitler quería crear un ejército de monos...mutantes. En fin, la verdadera razón por la que estos monos llegaron a Alemania y qué diantres sucedió con ellos, continúa siendo un misterio.
¿Qué opinas al respecto? ¿Cuál es tu teoría para esta extravagante historia? 

0 comentarios:

Publicar un comentario