sábado, 19 de abril de 2014


El tema de los mensajes satánicos en las canciones se viene tocando desde hace algunos años atrás y apareció con el rechazo, por parte de los adultos, de la música que escuchaban los jóvenes, y que según los padres, seguramente estaban inspiradas por el mismo demonio, debido a sus contagiantes y adictivas letras que parecían adoctrinar a los adolescentes de aquel entonces.

Desde siempre, la música ha sido una de las manifestaciones del arte que más adeptos tiene en la historia de la humanidad, ya que ha estado presente prácticamente desde la aparición del hombre en el planeta, en todas y en cada una de las culturas que se han desarrollado sobre en nuestro mundo.

Considerada como inspiradora, alimento y reflejo del alma, la música es un elemento importante para cada uno de nosotros por muchas razones, y es cada uno de nosotros quien encuentra en ella lo que requiere para su propio espíritu.

Se sabe que en el mundo de hoy, los mensajes subliminales son un arma del mercado para tratar de incidir en las preferencias del público, los cuales son utilizados en los comerciales de televisión, en las series o películas, en los avisos del diario, en la radio, etc.

Sin embargo, lo que algunos indican es que existen mensajes subliminales diabólicos que están entremezclados en las letras de las canciones y que son enviados a las mentes de los jóvenes.

Estos mensajes –según refieren- son enviados con palabras dichas al revés y que en los casos en los que se han descubierto, han sido detectados cuando las canciones eran reproducidas de atrás para adelante.

Obviamente que al hacerlo, la música, y lo que se canta encima de ella, cambia completamente, y lo que escuchamos son una serie de ruidos bastante extraños, y entre los cuales muchas veces de manera sorprendente parecen oírse palabras que en algunos casos hablan de muerte, de odio y de cosas similares.

Se supone que como todo mensaje subliminal, estos llegan para programar la mente de las personas a través de la percepción del no conciente, lo cual escapa al oído y a los otros sentidos del ser humano, lo cual obligaría a que se hicieran cosas que uno por lo regular no hace, pero que se verá obligado a hacer por la naturaleza de la emisión del mensaje.

Nada comprobado por cierto, pero que tiene a muchas personas preocupadas por lo negativo que esto puede estar resultando en el desarrollo de los fanáticos y seguidores de la música en todo el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario