martes, 11 de marzo de 2014


Se mencionan profecías que se encontraron sobre el nazismo en la Biblia a través de los libros de Esther y Daniel. Pero, sin duda, las principales y más impactantes son las que publicó Nostradamus en sus célebres y temidas Centurias.

Corría el siglo XVI cuando Nostradamus publicó este libro, escrito en diez cuartetas, con estrofas de cuatro versos. Dicen de Nostradamus que predijo la Revolución Francesa, el gran incendio de Londres, la muerte de JFK y hasta el 11-s. Pero además, hay cuatro cuartetas que muy bien podrían relacionarse con el nazismo:

“De lo más profundo del Occidente de Europa
de gente pobre un joven niño nacerá
que por su lengua seducirá a muchos
su fama aumentará en el reino de Oriente”


Hay que recordar en este punto el origen humilde de Hitler ya que su padre era agente de aduanas y su familia provenía de campesinos. Tampoco se puede dudar de su habilidad para convencer mediante la retórica. En cuanto al Reino de Oriente, basta pensar que todo empezó tras la sorprendente anexión, sin luchas, de Austria. El nombre germano del país austriaco es Österreich, que traducido significa “Imperio de Oriente”.



A medida que nos introducimos en las siguientes cuartetas las cosas parecen más claras:

“Vendrá a tiranizar la Tierra
hará crecer un odio latente desde hace mucho.
El hijo de Alemania no observa ley alguna.
Gritos, lágrimas, fuego, sangre y guerra”

No creo que haga falta mucha explicación al respecto. Solo mencionar que en cuanto al “Hijo de Alemania” que menciona hay que recordar que Hitler ofrecía tras la Primera Guerra Mundial la seguridad que al Estado le faltaba. El tuvo la capacidad de convencer al pueblo alemán tras su humillante derrota, de la grandeza de Alemania y de su resurgimiento. Aquel hijo de campesinos pasó en poco tiempo a ser el Hijo del Pueblo mucho antes que se conocieran las muertes de los judíos y los rusos.

La tercera cuarteta es quizás la más directa:

“Un capitán germano vendrá escudándose tras falsas esperanzas.
Y su revuelta verterá gran cantidad de sangre.
Bestias enloquecidas de hambre los ríos atraviesan.
La mayor parte del campo estará contra Hister”

De esta cuarteta la única sorpresa quizás podría ser la palabra Hister a la que algunos interpretan como una malformación de Hitler, aunque otros recuerdan que el Danubio, principal río de Austria, en latín es Ister.

La 4ª cuarteta es la más enigmática:

“Cerca del Rin, de las montañas austríacas,
un grande nacerá demasiado tarde.
Un hombre que defenderá Hungría y Polonia
y nunca se sabrá que se hizo de él.”

Ciertamente la Historia nos recuerda que Hitler invadió Hungría y Polonia, pero no es menos cierto que en los últimos años de la guerra las defendió del contraataque ruso. El último verso, finalmente, se estima hace mención al suicidio conjunto de Hitler y de Eva Braun el 30 de abril de 1945.

Fuente: Un blog para gente aburrida 

0 comentarios:

Publicar un comentario