viernes, 14 de marzo de 2014


Uno de los objetos más extraños encontrados en más de una ocasión en algunas partes del planeta, son sin lugar a dudas las calaveras de cristal.

Primero porque no se logra entender la razón de su elaboración en épocas remotas, aunque para algunos podría tratarse de una especie de culto o adoración a la muerte por tratarse de una calavera, pero también es muy rara la forma en que han sido hechas, ya que no existe una técnica que las haya podido elaborar de la manera tan perfecta en su acabado.

Según las técnicas estimadas con las que tuvieron que ser hechas, se calcula que estas pudieron tallarse y pulirse solamente en plazos tan extensos que demorarían entre 150 y 300 años para hacer una de ellas.

Se le atribuye a las culturas centroamericanas como la maya y la azteca la autoría de estas asombrosas piezas de perfección que han deslumbrado al mundo entero en las distintas exhibiciones públicas que de ellas se han realizado.

Fue Mitchell-Hedges la persona que halló la calavera que ha sido llamada el “Cráneo del Destino”, cuyos detalles son bastante parecidos a los de una calavera humana, llegando incluso a apreciarse que se le ha dotado de la posibilidad de movimiento a la mandíbula.

Posiblemente el cráneo ha sido moldeado bajo las formas de la cabeza de una mujer debido al tamaño de sus características anatómicas, y han sido talladas en un cristal de roca de una manera muy talentosa debido a la dureza de este material que para la fecha no concibe avanzadas técnicas posibles.

Lo que también sorprendió a todos fue que luego de pericias científicas, se determinó que el cráneo había sido tallado en contra del eje natural del cristal, lo cual es sumamente peligroso pues esto provocaría que la pieza se quiebre, y ni aún hoy en día con las modernas técnicas y ni siquiera con aparatos láser se podría hacer.

Además, no existen rastros de haberse utilizado objetos mecánicos en su tallado o herramientas para este fin, lo cual hace suponer que durante decenas de años fue raspada y pulida con arena.

Según los expertos, la antigüedad de esta calavera de cristal data del año 1300 a 1500 d.C., aunque los lugareños dicen que ésta por lo menos debe bordear los 3600 años de antigüedad.

En 1890 fueron halladas otras dos calaveras en México las que ahora se exponen en Inglaterra y en Francia, y que se piensa que también fueron utilizadas en rituales de ocultismo en esos tiempos.

Una leyenda maya refiere que en el mundo existen 13 calaveras de cristal y que una vez reunidas todas ellas, éstas transmitirán al ser humano todos los conocimientos del universo.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario